martes, 5 de agosto de 2008

• Fidelidad mutua

Esta estrategia funciona cuando las personas, aparte de no tener VIH, se comprometen de verdad a no tener relaciones sexuales con otras personas. Incluso hay quien se compromete a no tener relaciones sexuales desprotegidas con otras personas, porque entienden la fidelidad de otra forma: no poner en riesgo a su pareja।
Hay que tener mucha madurez para compro-meterse con esta estrategia, pues muchas veces creemos en las promesas de amor, pero la otra persona no las está cumpliendo y nos pone en riesgo de adquirir VIH. De hecho, cuando las personas no cumplen su promesa, la fidelidad se transforma en una práctica de mucho riesgo, porque la gente piensa que está protegida, cuando en realidad está en mucho riesgo y hasta puede tener ya VIH.
Los y las jóvenes con mucha frecuencia se ponen en riesgo aún cuando son fieles a sus parejas, pues justo por ser fieles deciden no proteger sus relaciones sexuales. Pero aunque con todas sus parejas sean fieles, no se dan cuenta de que cambian de pareja con frecuencia, ya que generalmente la adolescencia y la juventud son etapas en las que estamos buscando pareja. Así, se ponen en riesgo cada vez que inician una nueva pareja y se prometen fidelidad.